El blog de Jaume Alonso-Cuevillas: 25/10/09 - 01/11/09

divendres, 30 d’octubre de 2009

Prisión para cinco imputados del 'Caso Pretoria'

A la vista de lo sucedido en los últimos días, no supone ninguna sorpresa.

CASO PRETORIA: HUMILLACIONES INNECESARIAS

El artículo 486 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal prevé, como regla general, que "la persona a quien se impute un acto punible deberá ser citada para ser oída".

La detención no es pues la regla general, sino la excepción. Procederá sólo en determinados casos como, por ejemplo, en caso de delito flagrante, cuando se aprecie riesgo de fuga o, desde luego, cuando el citado a declarar, no comparezca por propia voluntad.

No sé (pues el sumario es secreto!!!) si es posible que se aprecie riesgo de fuga y por tanto pueda acabar decretándose la prisión provisional, pero, en cualquier caso, ¿era necesario inflingir tantas aflicciones a los imputados?

Recordemos que los imputados, entre ellos el alcalde de Santa Coloma de Gramanet (cargo electo en ejercicio), fueron detenidos el miércoles por la mañana. Han permanecido pues dos días detenidos en Barcelona, trasladados en furgón policial hasta Madrid. Han dormido en prisión y han sido conducidos hasta la Audiencia Nacional esposados ante las cámaras y obligados a recoger sus pertnenecias personales en una gran bolsa azul.

¿Era de verdad necesario todo ello? ¿No podría el Juez Garzón haberlos citado a declarar para que comparecieran por sus propios medios? Tal vez se nos diga que existía un elevado riesgo de fuga o que era necesaria la detención e incomunicación para no frustrar la investigación. Puede ser que así sea y hasta podría ser jurídicamente justificable. Admitámoslo pues como hipótesis razonable. Pero, ¿era necesario el show de las bolsas cogidas entre las dos manos esposadas?.

Escribo estas líneas antes de conocer la decisión del juez sobre la situación personal de los imputados, pero, a la vista de cómo han sido tratados, no hace falta ser adivino para intuir que se decretará prisión sin fianza para todos ellos. Pero, a mi juicio, ni aún así era necesario causar tanta aflicción.

Ya dijo el gran procesalista italiano Francesco Carnelutti que el proceso penal es en sí mismo una pena. Por ello, todos los avances logrados a lo largo del siglo XX han caminado en la dirección de dotar de mayor garantías al proceso.

Es hoy principio indiscutido que cualquier medida restrictiva de derechos adoptada en el proceso penal debe ser no sólo motivada sino ajustada a los criterios de proporcionalidad y mínimo perjuicio para el afectado. Si el mismo fin puede obtenerse por dos o más vías, deberá siempre optarse por la que cause la mínima aflicción posible a quien deba soportarla. Pienso que no se ha respetado este principio.

Dos reflexiones finales. No conocemos nada acerca de los hechos imputados. Es posible por tanto que todos los imputados acaben en su día condenados. Pero es también posible que todos o algunos de los hoy detenidos acaben sobreseídos o absueltos. Pero nada ni nadie podrá ya repararles la innecesaria aflicción sufrida durante estos tres (de momento) interminables días.

Por último, una reflexión quizás tangencial. Algunos medios se han apresurado a comparar el proceder del juez Garzón con el del juez instructor del caso Millet. El TN de TV3 lo ha hecho mediante unas gráficas de las que se desprendía que uno era el eficaz juez que citaba a los tres días mientras que el otro tardó tres meses en hacerlo. Me aterra que indirectamente pueda llegar a aplaudirse el menor respeto a los derechos fundamentales. Y que ello comporte el fomento del vedetismo y que el instructor del próximo escándolo de corrupción no pretenda conducir a los detenidos enamnillados en filia india y custodiados por decenas de policías subfusil en mano.

dimarts, 27 d’octubre de 2009

REGENEREM LA DEMOCRÀCIA: LLISTES OBERTES JA !!!!

LLISTES OBERTES JA !!!!

El gran problema és el finançament dels partits i les costoses campanyes electorals. Això genera una perversa dinàmica de 'comisions' i 'donacions' per 'agraïr' l'adjudicació d'obra i contractes públics. Dins els partits no hi veritable democràcia. Mana la cúpula i ja se sap que 'qui es mou, no surt a la foto'.

Hem de regenar el sistema de dalt a baix. I amb les llistes obertes, a més de poder votar a qui volguem (i no als qui el partit decideixi), les cúpules perden poder doncs cada representant (diputat, regidor, etc.) ja es preocuparà de votar sempre amb la màxima fidelitat a la voluntat del seus electors, convingui o no als interessos del partit.


REGENEREM LA DEMOCRÀCIA: LLISTES OBEERTES JA !!!!